Fitoterapia para combatir caries e infecciones.

La medicina oriental guarda una gran cantidad de recetas milenarias que son muy beneficiosas para nuestra salud. Recientemente, un estudio de la Sociedad Estadounidense de Microbiología comprobó las cualidades del té verde, muy usado por los chinos y japoneses desde hace siglos.

La leyenda señala que el líder comunista chino Mao Tsé Tung tenía una de las dentaduras más manchadas que se podían encontrar en toda Asia, pero también una de las más sanas, sin ningún tipo de caries, gracias a la masticación del té verde.

Pero este mito se pudo comprobar científicamente luego de que un grupo de científicos de la Sociedad Estadounidense de Microbiología estudiara durante bastantes años las propiedades de esta infusión, y obtuviera como resultado que el té verde es efectivamente muy útil para combatir las caries, pero además, para eliminar los malos alientos y ciertos tipos de infecciones.

 Según afirmaron desde el Departamento de Biología en la Universidad Pace, en Nueva York, Estados Unidos, la investigación llevada a cabo por sus profesionales pudo demostrar cabalmente que los extractos del té son capaces de destruir ciertos microorganismos que podrían causar determinadas enfermedades.

En tanto, otros de los expertos que participaron del estudio, provenientes en este caso del Departamento de periodontosis de la Facultad de Odontología de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, señalaron que este tipo de té verde puede prevenir muy eficazmente la multiplicación de bacterias, así como impedir la abundancia de aquellas que causan el mal aliento.

Todos estos beneficios tienen que ver con que el té verde tiene en su composición ciertos tipos de extractos, que, combinados con la enzima polifenol, pueden provocar un efecto adverso en aquellas bacterias que causan ciertas infecciones de garganta, las caries y el mal aliento.

Los especialistas señalaron que los polifenoles son unos antioxidantes que pueden proteger a las células humanas de todos los átomos reactivos que generalmente provocan daños en los tejidos del organismo.

De hecho, todos los tipos de tés contienen este tipo de antioxidantes, pero se logró comprobar que el efecto antibacteriano del té verde, es significativamente mayor al de los demás.

Pero además, los expertos afirman que el té verde tiene propiedades anticareogénicas por otras razones, entre las que se encuentran el flúor que contiene, que como se sabe puede otorgar un efecto fortalecedor a toda la estructura dentaria, así como por su concentración de flavonoides, un elemento que actúa también como antibacteriano.

 De la misma planta que el té negro

En realidad, el té verde se cosecha de la misma planta de la que se saca el clásico y popular té negro, la Camellia sinensis, pero su proceso de elaboración es diferente, y es a partir de allí que se pueden notar los diferentes beneficios. De hecho, existen 3.000 variedades de té, dependiendo de su elaboración.

En el caso del clásico té negro, su profeso de fermentación incluye el marchitamiento, enrollado, fermentación, y desecado, lo que arroja un resultado de entre 25 y 110 mg de cafeína por taza.

En tanto, el té verde se produce tan sólo dejando secar las hojas de la planta al solo durante dos o tres horas, por lo que no se fermentan sus compuestos, y es así que los mismos no se ven alterados y conservan sus propiedades, conteniendo tan sólo 9 mg. de cafeína por taza.

Tal vez, el té verde suene como una infusión extraña para los latinoamericanos, mucho más acostumbrados al clásico té negro para sus desayunos o meriendas, pero se debe saber, sin embargo, que el mismo es exquisito, y que las culturas orientales están muy acostumbradas a incorporarlo en su dieta diaria, pues de hecho la planta proviene de China y el Tibet.

En Japón y China, por ejemplo, existe una gran variedad de tés verdes, las cuales son muy populares entre su población, tanto por sus cualidades como por las preferencias de una cultura que se resiste a abandonar sus hábitos en pos de la globalización.

En China, por caso, una de las variedades más aceptadas es la Lung Ching, por ser la bebida más común entre los monjes. En Japón, específicamente, el tipo Matcha es una de las más populares, gracias a sus cualidades refrescantes y por el hecho de haber sido un componente central en la milenaria ceremonia del té, en donde suelen servirlo muy espumoso.

Desde siempre, la medicina oriental ha sido muy tomada en cuenta por la occidental, que día a día descubre los grandes beneficios que la misma puede otorgar a los seres humanos. El té es uno de los remedios más antiguos, y sus beneficios para la salud han podido ser aprovechados por cientos de generaciones.

Tal vez, sea hora que nosotros también cambiemos el tipo de té que utilizamos para nuestros desayunos o almuerzos.


Lee mas en:
http://www.enplenitud.com/te-verde-para-combatir-caries-e-infecciones.html#ixzz1T5hVbn8X

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s