Los niños deben ir al dentista antes de los 5 años.

Los dentistas insisten en que una consulta temprana puede salvar daños irreversibles en articulaciones, musculatura y dientes. La prevención y la higiene garantizan la salud.

De acuerdo a la académica, la primera visita al dentista debe hacerse entre el primer y los tres años de edad. Es decir, desde la erupción de sus primeros dientes, para adiestrar a las madres en la limpieza de la boca del niño.

“Es importante que los padres no esperen detectar alguna alteración o que el niño tenga dolor para llevarlos al dentista, ya que también a temprana edad se pueden detectar anomalías que si son tratadas con etapas tempranas pueden tener un mejor pronóstico”, afirma la odontóloga.

En el bebé de 0 a 2 años:

En el niño que aún no tiene piezas dentarias, la higiene dental es básicamente limpieza de la boca realizada por la mamá. Es simple. “Basta una gasa húmeda puesta en el dedo índice para limpiar toda la boca del niño después de la ingesta de alimentos”, dice Andrea Flores, odontóloga de la U. Andrés Bello. Desde la erupción del primer diente (entre seis y siete meses de vida) la recomendación es iniciar el aseo bucal utilizando un cepillo dental blando 2 veces al día, introduciéndolo a modo de juego y para crear el habito en el niño.

En el niño de 3 a 8 años:

A los tres años, el niño tiene su dentición temporal completa por lo que la limpieza es fundamental en esta etapa. El niño debe cepillarse los dientes con ayuda de sus padres o tutor responsable al menos dos veces al día con pastas fluoradas en concentraciones bajas (inferior a 500 ppm). A los seis años, el niño adquiere mayor motricidad lo que le permite realizar su propia higiene dental, pero siempre con la supervisión de un adulto, ya que esta no es la optima aún. Se pueden utilizar enjuagues con flúor de uso diario, siempre y cuando el niño ya tenga la capacidad de escupir. Se recomienda uso de seda dental supervisada por los padres, ya que el niño aún no tiene la motricidad fina para ejecutarlo solo. Se debe recordar que a los 6 años comienzan a erupcionar las piezas dentales permanentes las que necesitan ser cuidadas con una óptima limpieza.

En el niño de más de 9 años:

El niño mayor a nueve años ya tiene una mayor motricidad, por lo tanto, está absolutamente capacitado para cepillarse solo. La odontóloga recomienda el uso de enjuagues diarios con flúor y seda dental que complementa la correcta higiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s